lunes, 18 de julio de 2016

Les Enfants de la Dalle - Dent d'Orlu

Zona: Pirineos - Ariège
Longitud: 900 m
Dificultad: MD, 6b (V+)
Orientación: SurEste
Equipada con parabolts
Material: 12 cintas, algún friend para la arista
Aproximación: 1 h
Fecha actividad: 09.07.2016
Apertura: J.D.Achard, G.Pouliquen y J.P.Faure, octubre 1999





De entre todas las vías que surcan las paredes de la Dent d'Orlu, Les Enfants de la Dalle, situada en la cara Sureste, es quizás la más famosa, que no la más repetida, por su gran longitud y estético recorrido. La aproximación no es cómoda y la vía tiene más de 900 m y 25 largos muy largos, por lo que en general las cordadas prefieren otras vías más cortas. El itinerario recorre un inmenso canalón por su cara Sureste, con placas perfectas del característico gneis de la Dent, y antes de alcanzar la Taillante, se enfila hacia la Arista Este, con la que comparte los 7 últimos largos.

Marcos y yo, viendo la meteo más o menos favorable y cierto descenso de temperaturas, salimos viernes tarde hacia Ax-les-Thermes. Allí nos enteramos que ha llovido durante el día, y me temo que tengamos que renunciar al día siguiente, como ya hice con Jordi Pola años atrás, pues los primeros largos son proclives a estar muy mojados después de lluvias. Después de perdernos (mea culpa) en la aproximación, tardamos casi dos horas en llegar a pie de vía. 


Y efectivamente, grandes chorreras bajan por la vía, por lo que decidimos meternos por la Durendalle, más difícil, pero más seca. A las 9:00 empezamos y en el largo 5 conseguimos cambiarnos a les Enfants de la Dalle, ya con la roca seca. Pero el calor es inhumano y la roca quema, y a pesar de llevar de 3 a 4 litros de agua cada uno, acabamos deshidratados. Al cabo de 10 horas llegamos a la cima de la Dent, sedientos pero felices de acabar esta superclásica. 

Unos chavales muy majos que nos encontramos en la cima, Pere, Arnau, Laura y Argi, nos invitan a bajar por el camino que da al parking Norte, en la Jasse de la Cabane Longue, y nos acercarán al coche que tenemos en les Forges d'Orlu, por lo que nos ahorraremos las más de dos horas de bajada salvaje por el sureste.

La vía está totalmente equipada con paraboltss y se escala relativamente rápido, aunque los seguros a veces alejan un pelín. Recomiendo algún alien y tascón para los largos comunes de la arista Este y la cresta final. Casi todos los largos son de placa, con predominio de la adherencia.

Adjunto algunas fotos.

Primer largo de la Durendalle

Largo 6, creo, ya en Les Enfants
Placas perfectas en los largos intermedios

Poco a poco vamos llegando a la arista

Fantástico largo 15, quizás el mejor
Largo 17

Largo 18, diedro antes de llegar a la arista


La Taillante

Espectacular largo 21

En plena arista


Con Marcos en la cima de la Dent d'Orlu
Un abrazo a tod@s,

Jose

domingo, 17 de julio de 2016

Ignasi Jorba a la Magdalena Superior

Zona: Montserrat - Gorros
Longitud: 130 m
Dificultad: MD-, V+
Orientación: Noreste
Equipada con bolts
Material: 15 cintas exprés
Fecha actividad: 05.07.2016
Apertura:  Agustí Cardona i Carles Barés, Mayo 1992



La primera tarde que tengo este año para escalar en verano la aprovecho para ir con Montse a Montserrat. La vía escogida es la Ignasi Jorba, en la Magdalena Superior de Gorros. Nos ha encantado. Excepto los primeros metros, la roca es de escándalo, y los largos tercero y cuarto son verticales y de buenísima presa. Para disfrutar. Esta vez es Montse quien me regala su primera crónica. Adjunto croquis del blog de Joan Asín:



"Como diría mi compañero de cordada Jose “hoy vamos hacer una vía Love Climbing”. Relativamente corta y de grado asequible, todo y que para los escaladores muy principiantes como yo, tenía alguna panza como poco divertida. La vía se inicia con una dificultad baja en sus dos primeros largos y va aumentando la dificultad a medida que gana altura y con esto también podemos decir que estos dos últimos son de un disfrute exquisito. 

El primer largo es fácil, la única dificultad es la que acompaña a cualquier vía larga de Montserrat que al tener un tercer y cuarto grado el número de chapas es relativamente poco para mi gusto… El primer largo tiene 50m y 4 chapas, con lo que mejor no resbalar. La buena noticia es que todo y que las chapas sean verdes y requieran de una gran agudeza visual, estar, están. No hagáis como yo que no las veía y pensaba que no estaban…

Empezamos con falta de actitud ya que solo teníamos unas hora de la tarde de un martes para hacerla y preveíamos que todo y ser verano teniendo más horas de luz podíamos tener cualquier dificultad y se nos podría hacer de noche…Por eso cogimos el funicular de Sant Joan en el Monasterio, dejándonos al lado del camino de Sant Jeroni. A la altura de la canal que separa la Magdalena Superior y el Gorro Frigi la cogemos y llegamos hasta el pie de vía, donde encontraremos una chapa verde que nos indica el inicio. 

Antes podemos disfrutar de las vistas y de la foto más famosa de Montserrat, jugando adivinar que es el Elefant, la Momia o la Panxa del Bisbe por ejemplo. 


L1 (IV)

Donde encontremos el parabolt verde a nuestra altura. La vía sigue recta con un poco de tendencia a la izquierda, el segundo parabolt se ve desde el inicio, encontramos un labio donde encontramos una reunión, no busquéis en medio que no hay nada. Continuamos ascendiendo donde encontraremos dos parabolts más en una placa bastante más inclinada que la primera y a unos 50m encontramos la primera reunión. 



L2 (IV)

Seguimos ascendiendo cada vez con un poco más de inclinación. Este largo todo y ser fácil tiene también pocos seguros. Su longitud es de 30 m. 


L3 (V+)

Este es el punto donde empezamos a escalar de verdad. La cosa se pone vertical, largo mantenido, con mucho canto, buenas manos y mejores pies, los parabolts indican claramente por donde discurre la vía. En este tramo hay más de 13 parabolts. Que no os pase como a nosotros que nos fiamos de lo que marcaban otras reseñas y Jose tuvo que ir haciendo inventos con vagas y mosquetones, cuerdas y recuperando cintas porque nos quedábamos sin y no se veía la reunión por ninguna parte. Y yo la mar de tranquila sin casi enterarme de nada… Que bueno es ir con alguien con quien tienes confianza ciega. 

Para llegar a la reunión se ha de travesear a la izquierda… hay una pequeña repisita natural (por llamarlo de alguna forma graciosa…) donde puedes ir poniendo los pies hasta llegar a la reunión, todo bastante aéreo y no apto para miedicas como yo que me empezaron a sudar las manos y lo pase bastante divertido. Lo bueno es que la reunión es comodísima y en la sombra de un arbolito. El largo tiene un total de 25m. 


 L4 (V)

Ultimo apretoncito. Para salir de la reunión aprovechamos la fisura de la izquierda y en cuanto pudimos fuimos más a la placa de la derecha, donde se encuentra el parabolt. La parte izquierda es más cómoda y tienes un poco de tendencia a quedarte a vivir allí… Este largo también está bastante asegurado. Hay un pasito complicado al llegar a una pequeña panza, Jose me tranquilizó diciendo que en la parte superior había buenas manos, teniendo toda la razón, había algo, no sé si llegaba a la categoría de bueno, el problema es que cuando no me veo donde tengo que poner los pinreles me estreso un pelín, ji ji (risa nerviosa…) Requiere de equilibrio a lo poco. 

Una vez pasas ese punto crítico encontramos unos pedrolos como patatas, maravillosos!!!! Que gusto madre mía! Llegas a la cima con un gusto impresionante. El largo es de 25 m 

 

Descenso

A unos 45º de la última reunión, en dirección Este encontramos el rapel. Para bajar tuvimos que hacer dos rapels, el primero te deja en un patio con arbolitos que te cubrían del viento y del poco sol que nos quedaba. 

Una vez llegas a este punto el segundo rapel está a la izquierda, debajo de un rapel oxidadisimo, que da una grima impresionante!!!! Y que si no te acercas bien no veras. A la izquierda hay otro rapel, pero por lo visto este no era, seguramente si bajas por allí luego tengas que ir meneándote por la pared hasta encontrar un punto donde poder bajar, rollo péndulo. Nosotros tuvimos la gran suerte de que había un caminante en la aguja de enfrente de nosotros y antes de tirar la cuerda nos indicó que por ahí no era, y donde estaba el rapel bueno. Gracias caminante!!!! Si nos volvemos a encontrar recuerda que te invito a una beer encantada. "

jueves, 14 de julio de 2016

Nueve tesmiles en Ordesa

Zona: Pirineos - Ordesa
Dificultad: F+
Fecha actividad: 02-03.07.2016


Juan me ha comentado un bonito itinerario para encadenar varios tresmiles por Ordesa, en una ruta que él ya había hecho. Tengo ganas de disfrutar en soledad de una buena excursión un fin de semana completo, y así espero que sea, aunque la tarde del domingo depare de forma inesperada una noticia funesta y lamentable. 

Así que carretera hacia Torla sábado por la mañana. Salgo tarde, me lo tomo con calma, y empiezo a caminar a las 11:00 de la mañana desde el parking hacia el circo de Carriata. Enseguida mi vista se posa en el Tozal del Mallo, imponente y desafiante. Sólo lo he escalado una vez, la más fácil, la Ravier, pero algún día tocará volver. 


El cielo está nublado y la vegetación húmeda. Está claro que ha llovido hace apenas unas horas; mientras no lo haga esta noche durante el vivac. Al cabo de una hora empiezo a subir por las clavijas de Salarons, y me cruzo con una pareja. Será una de las pocas veces que me encuentre con alguien en todo el fin de semana.


Una vez en Aguas Tuertas me doy cuenta que me he dejado la crema solar, pero llevo protector de labios. Veremos si también funciona para zonas que no sean los labios y nariz. Mi objetivo del día, los Gabietos, están ocultos por las nubes, y voy revisando el mapa para no perderme en este laberinto de piedra calcárea, donde los isards son los reyes de este solitario paraje. 



Alcanzo el collado de Salarons, pero no era necesario, pues había que girar antes al Oeste para emprender la subida al Collado Blanco. 



Después de una delicada travesía afronto una gran pala de nieve que me conduce al citado collado, y poco después al collado de Gabietos. Desde ahí, la ascensión al Gabieto Occidental y Oriental es un momento. Por hoy no está mal, más de 1800 m de subida. 


Ahora a descender y buscar un vivac lo más confortable posible. Como el Taillón lo he subido  varias veces, lo bordeo por el sur, en dirección a la Brecha de Roland. 



Llego a un oasis de piedras y acogedores vivacs. Es muy pronto, las 18:30, pero aquí me quedo, pues no sé si encontraré algo mejor más adelante. Ya a las 21 estoy dentro del saco, después de cenar y fundir nieve, soñando con montañas. 


Me despierto a las 7, maldición !...Me he quedado dormido. Ya es de día y no hay tiempo que perder, pues me quedan 7 tres-miles, descender y volver en coche a casa. Después de un frugal desayuno, me pongo en marcha. Paso de largo la brecha, y algo después del paso de los Sarrios, encaro la ascensión del Casco de Marboré, por unas palas de nieve bien transformadas. Más arriba encuentro los pasos más delicados de todo el fin de semana. Primer tresmil del día.


Desciendo y afronto la ascensión de la Torre de Marboré, esta vez por una pala más inclinada, aunque la parte final es más fácil. Ahora sigo por la arista, muy ancha y tranquila. Poco después de pasar el Col de la Cascade, franqueo los Picos de la Cascada por el Sur. 


El acceso directo al Pico Occidental está mojado, descompuesto y con una rimaya que da miedo, por lo que opto por el camino normal. Después de una buena hora llego al collado entre el Pico Marboré y el Pico Oriental de la Cascada. Desde ahí accedo a los tres picos de la Cascada. El ambiente es por supuesto, sensacional.


Vuelvo sobre mis pasos otra vez al collado y emprendo la subida al Pico Marboré, primero por la arista seca y después por una pala de nieve que me evita escalar tramos descompuestos. Por fin llego al último tresmil del día. Una última foto y la batería del móvil se agota. 



  Ahora todo es bajada, pero la ausencia de crema solar está haciendo estragos y noto que arde cada parte de mi piel expuesta. Una vez en Goriz saludo a Joan Maria, el guarda, y emprendo el interminable recorrido de vuelta por el circo de Soaso para coger el bus y luego el coche. 
  Cerca de Barbastro paro a comer algo. Me llama Juan. Me da una noticia espantosa y trágica. La Roser Mir se ha despeñado hoy mismo en la cresta Cabrioles - Lezat... Al principio pienso, incomprensiblemente, que me toma el pelo. Pero quien gastaría una broma así ?...Me cuenta más detalles...Me quedo abatido; estuve hablando con ella jueves y viernes, porque me pidió información de la cresta, que ya escalé años atrás. No era el final que esperaba del fin de semana. Tenía muchas ganas de volver a escalar con ella.

Descansa en pau, petitona. Mai t'oblidarem.


Un abrazo a tod@s,
   Jose

martes, 12 de julio de 2016

Cresta Perdigueros - Lliterola

Zona: Pirienos- Luchonnais
Dificultad: F+ (II)
Material: piolet y crampones según estación
Fecha actividad: 25.06.2016


Tercer día de nuestro stage de tresmilismo en la zona del Portillon d'Oo. A las 6 nos levantamos de las literas del refugio de Portillon d'Oo algo cansados. El día se levanta nublado y confirmamos el plan para hoy: subir al collado inferior de Lliterola para encadenar los 7 tresmiles del Perdiguero. En menos de una hora estamos en el collado. Miki prefiere esperarnos en el Ibón Blanco, y Juan, Carles y yo empezamos a trepar por una estética y al principio aérea arista que conduce a la Agulla Lliterola. 


Luego el terreno se torna más fácil y seguro, y vamos coronando sucesivamente los tresmiles del cordal, sin necesidad de crampones, a cada cual más alto que el anterior: Pta. Lliterola, Pico Royo, Tuca de Lliterola,...



Ahora toca, entre la niebla, el Perdiguero, a cuya cima llegamos pronto. Juan y yo vamos después al Hito Oeste del Perdiguero, mientras Carles ya ha tenido suficiente. 


De vuelta, encaramos la última cima del espléndido fin de semana, el Hito Este del Perdiguero, a las 13:00 h.


Ya solo queda bajar a buscar a Miki al Ibón Blanco, y por último, por un despiste causado por la niebla, bajamos por el valle de Lliterola. Tocará subir a pie por la carretera a buscar el coche.


Un abrazo a tod@s,

Jose